7 de abril de 2014

Reforma de local comercial para tienda de moda Luci Von.


El sábado por la tarde tuvimos el placer de asistir a la inauguración de un proyecto de reforma e interiorismo desarrollado por nuestro estudio. Se trata de Luci Von, una nueva tienda multimarca para moda de mujer en el centro de Vigo.

En este caso, el punto de partida para el desarrollo del proyecto surgió a requerimiento de la propietaria, que en reuniones previas de trabajo nos transmite que le gustaría que su tienda "pareciese un casita, con papel de rayas y un mobliario ecléctico". 

A partir de ahí la propuesta juega con integrar una imagen intencionadamente doméstica con los requerimientos y exigencias de un espacio comercial. Aprovechando las cualidades del local (2 accesos diferentes) se organiza el espacio interior en dos zonas diferenciadas: 
  • un camino-pasarela que enfatiza la entrada y a lo largo del cual se organiza y expone la mayor parte del producto.
  • y un espacio central destinado a prueba y espera. 
El diseño de la iluminación y la selección y ubicación de materiales escogidos para el pavimento pretenden enfatizar esta organización espacial.

Se ha diseñado el mobiliario interior a medida, haciendo una reinterpetación actualizada del estilo que pretendía la propietaria.

Desde aquí desearles toda la suerte del mundo a los nuevos emprendedores en esta aventura.

Os dejamos con unas fotos del resultado final.








Un saludo
 Sra. Farnsworth

24 de marzo de 2014

Reforma de café bar para vinoteca en Bueu: Rosalinda.

En octubre del año pasado Rafa se puso en contacto con nosotras para gestionar la reforma  de su negocio. 

Su idea era reformar un antiguo bar-cafetería para transformarlo en una vinoteca para un público variado. El local ya estaba acondicionado como cafetería y llevaba funcionando desde los años 70, sufriendo desde entonces múltiples y desafortunadas reformas. Su idea era reaprovechar al máximo lo existente pero ofreciendo una imagen completamente renovada.
Nos hizo gracia que cuando hablamos del estilo del local que quería gestionar, dos de las cosas que tenía muy claras eran el nombre: Rosalinda (por la canción, no por la telenovela) y el tipo de música que quería pinchar: fados, jazz,musica indie, etc…

Los puntos de partida estaban así bastante claros:
  • Reaprovechar al máximo el mobiliario y las instalaciones existentes.
  • Mínima inversión. 
  • Creación de un espacio atractivo para un amplio abanico de usuarios que le permitiese rentabilizar la inversión. 
  • Rápida ejecución. 
Trabajando con estas premisas enseguida nos dimos cuenta de que el proyecto pasaba por recuperar la esencia (que sí, todavía estaba allí) del local original, enfatizando aquellos elementos singulares que habían quedado ocultos después de múltiples y no exitosas reformas. Para la propuesta se optó intencionadamente por un fondo neutro a dos colores (blanco y azul) sobre el que destacasen (en rojo) los elementos del mobiliario. 

Se trató de generar una unidad proyectual que reutilizando lo existente consiguiese transmitir un estilo propio. Una imagen intemporal pero claramente identificable donde pudieses tomarte un vino a medio día escuchando a Fausto o picotear una tapas por la noche al ritmo de Duke Ellington

Os dejamos con unas imágenes del antes y el después. 







Un saludo 

Sra.Farnsworth

17 de marzo de 2014

Vamos Watson, el juego ha comenzado!


Hoy que es martes, hace sol y la carga de trabajo del estudio me lo permite, he decidido retomar el blog para poner un poco al día la información de lo que se cuece en esta casa.

He decido titular este entrada con una de las frases atribuidas a uno de los detectives de homicidios más famosos de todos los tiempos (creo que sobran las presentaciones), porque hoy vengo a contaros la historia de una muerte anunciada.

Como este es un blog de arquitectura, gracias a dios el difunto no es tal y aunque de quien os hablo parece tener los días contados, es necesario reconocer que para adquirir la categoría de difunto primero hay que acceder a la de vivo, y hasta donde yo sé, la arquitectura (aunque nace, crece, se reproduce y muere) todavía no ha adquirido -a día de hoy- dicho status.

El caso es que la semana pasada visitamos una vivienda para valorar su estado de conservación y redactar un posible proyecto de derribo. Se trata de un inmueble abandonado y en un estado de conservación medio-malo que aconseja su demolición para evitar daños a edificaciones colindantes. 


Un pena. Siempre nos da pena que el paso del tiempo y la falta de mantenimiento imposibilite una rehabilitación más selectiva que permita recuperar la esencia de las viejas construcciones: conservar la estructura, su distribución original, la carpintería interior (que casi siempre es espectacular), etc.

En este caso y dado el estado de conservación, nuestro cometido es redactar el proyecto de demolición para que ésta se produzca en las condiciones de seguridad necesarias. Pare ello es necesario identificar las características constructivas y estructurales del edificio, sus posibles patologías y la gravedad de los daños.

Haciendo un ejercicio de sinceridad tengo que reconocer que las visitas de inspección a inmuebles abandonados (ya sea porque se van a rehabilitar, o porque como en este caso en necesario proceder a su demolición) es uno de los cometidos en los que -sorprendentemente, y digo sorprendentemente porque quizá ni yo misma me lo esperaba-más disfruto de mi profesión.

Un trabajo que, aunque a priori, no parezca creativo (en el sentido más literal y lúdico de la expresión), en realidad es un ejercicio de racionamiento (de capacidad deductiva e intuición) que al mismo tiempo incentiva la imaginación, siendo estas dos cualidades (raciocinio e imaginación) indispensables para el aprendizaje y desarrollo de la creatividad.

Trataré de explicarme.

Como arquitecto cuando realizas una visita de inspección para identificar las patologías que afectan a un determinado inmueble, el procedimiento a seguir poco difiere del razonamiento científico utilizado en la criminalística forense. Un ejercicio de lógica casi detectivesca que te permite acumular evidencias y desechar posibles sospechosos, hasta que finalmente –y parafraseando al propio Arthur Conan Doyle-  "una vez que se descarta lo imposible, lo que queda es la verdad por improbable que parezca".

Por otro lado, como arquitecto/ser humano con un mínimo de empatía, la intromisión en la privacidad de las arquitecturas ajenas y/o abandonadas siempre tiende a evocar la presencia de los últimos moradores, a preguntarte el porqué del abandono y que historia se esconde detrás de esa ausencia.

Veamos algunos ejemplos.

Recuerdos en un trastero.

Calendarios que indican-entre otras cosas-hasta cuando estuvo habitada la vivienda.
El vigilante de un dintel.
El llamador de una puerta.
La conjunción de estas dos facetas, que disfruto por separado y en su conjunto, hace que llegado el momento, abrir la puerta y descubrir lo que hay al otro lado siempre sea especial. 


Comienza el juego, que diría el Sr. Holmes.

Un saludo. 
Sra.Farnsworth.

17 de octubre de 2013

MENTIRAS ARRIESGADAS



Hace cosa de dos semanas retomábamos la actividad del blog para anunciar que, después de tanto tiempo, seguíamos vivas y volvíamos a la faena.

Que mentira tan grande.

Vuelve el que se ha ido, o en su defecto, el que retoma algo que ha dejado abandonado, y aunque es verdad que la Sra.Virtual ha descuidado sus obligaciones y desatendido el blog de una manera casi escandalosa (3 meses de consentido silencio en la red es casi el equivalente a hacerse el harakiri virtual con una cuchara), la realidad es que su dimensión física y material (es decir, estas que en realidad os escriben) no se han ido a ningún lado, sino que se han pasado un verano al pie del cañón, entre el autocad, el teléfono y la obra.

A día de hoy -y entre otras cosas- estamos intentando sobrevivir a la dirección de obra de 6 proyectos diferentes. Algunos ya los conocéis, y de otros os iremos hablando poco a poco.

Hoy, os dejamos con las fotos de una obra (anhelada) pero que va tan rápido, que no nos da tiempo ni siquiera a disfrutarla: Rehabilitación de Edificio en Rúa Ferrería para 4 viviendas.

Esperamos que os gusten.
 





















Un saludo 

Sra. Farnsworth

13 de mayo de 2013

ANTEPROYECTO PARA CREANAPPS


Buenos días

Empezamos la semana con un Anteproyecto de adecuación de un local comercial para Centro de Formación de Nuevas Tecnologías aplicadas a la educación TIC/TAC.

La propuesta parte de una premisa muy marcada por parte de los clientes: un presupuesto de ejecución material de 70.000 euros. 

Para ello se abordó la propuesta desde un punto de vista material y económico realizando primeramente una aproximación del coste de aquellos elementos que sea cual sea el diseño y la organización interior del local resultan básicos e imprescindibles para el funcionamiento del local tales como electricidad, ventilación, fontanería, iluminación, fachada, acabados, revestimientos etc.

La suma de todas estas actuaciones alcanza la cifra aproximada de 60.000 euros restando simplemente 10.000 euros para la compartimentación y el diseño interior del local.

Dada la imposibilidad real de acometer estas dos partidas de obra (diseño y compartimentación interior) por el valor arriba reflejado para ajustarnos al presupuesto final, hemos tenido que abordar el proyecto de una manera completamente diferente.

La estrategia consiste en prescindir deliberadamente de los acabados y revestimientos en ciertas zonas del proyecto y dedicar esta parte del presupuesto a la creación de las particiones. El aspecto inacabado de suelos y paredes se utiliza así como un recurso estético y compositivo para definir y concretar el diseño interior del local. Es decir, se utilizan las características de los elementos constructivos como elementos de diseño interior lo cual nos permite no sólo ajustarnos al presupuesto convenido sino dotar al local de una apariencia propia de los espacios industriales ligados al mundo del arte y de la creatividad, imagen que se ajusta al tipo de actividad que se va a desarrollar. 

Distribución y estructuración interior del local:
Dadas las características del local –planta baja, forma rectangular, una única fachada al exterior y una marcada profundidad- la propuesta se estructuró de tal forma que el objetivo fuese conseguir la máxima iluminación y espacialidad posible. 

Para ello se potenció la amplitud transversal del local disponiendo todas las funciones privativas requeridas por el cliente (aulas, aseos, despachos) en una línea de servicios, ocupando  aproximadamente un cuarto del ancho total del edificio. De esta manera, la distribución se organiza de modo a que los diferentes espacios se comuniquen entre sí a través de un gran espacio polifuncional favoreciendo así la luminosidad, la fluidez y la comunicación de todas las estancias. 











Sra. Farnsworth